martes, 21 de julio de 2009

CNT Cartagena. Conflicto con la empresa STV-Gestión

"Hay que luchar por los derechos de los trabajadores sin intermediarios, como trabajadores organizados. Si tenemos que estar todos los días en la puerta del ayuntamiento, allí estaremos"Me reúno con Caracoles en el nuevo local que la Federación comarcal de CNT (Cartagena y Vega Baja) ha adquirido en la localidad alicantina del Pilar de la Horadada. Me recibe con una sonrisa mientras trabaja en el acondicionamiento del inmueble. Nos sentamos a charlar y al rato se nos unen Julián y José Antonio. Los tres compañeros forman parte de la sección sindical de CNT en la empresa de limpieza STV-Gestión. Sus palabras sinceras, amistosas y claras, son el mejor reflejo de una actitud combativa y libertaria que piensan mantener hasta el final.

El conflicto con la empresa STV-Gestión se remonta al año 2006. En marzo de ese año, la empresa firma un contrato con el ayuntamiento del Pilar de la Horadada para hacerse cargo del servicio de limpieza municipal y recogida de basuras. El incumplimiento del convenio colectivo por parte de la empresa, así como la falta de personal y las malas condiciones del material de trabajo, pronto desembocan en un conflicto que se mantiene activo hasta el momento presente. Tal y como dice Caracoles, el delegado de la sección sindical de CNT en la empresa, “desde el principio se vio que el talante de la empresa era de ordeno y mando, quería imponer su ley y muy poco iban a hablar con los trabajadores”, ya que desde la primera entrevista entre el delegado de la sección y el gerente de la empresa, Juan Alcántara, “la actitud que hubo fue de un claro gesto chulesco y amenazante” y “tras múltiples intentos de diálogo, nunca hubo tal diálogo”.
Los trabajadores se encuentran con un “frente común” formado por la empresa, el ayuntamiento y el sindicato amarillo CCOO, que mantiene una relación de coleguismo y servilismo con los otros dos. Un claro ejemplo de esta actitud lo encontramos en la huelga convocada a mediados de 2007. Tanto el ayuntamiento como la subcontrata vulneraron el derecho a la huelga encargando la recogida de basuras a trabajadores de la administración municipal ajenos a la empresa, llegando incluso a rescatar a la anterior subcontrata para que hiciera este trabajo. La actitud traidora de CCOO se dejó ver de la manera más descarada y rastrera al firmar un falso acuerdo con empresa y ayuntamiento mediante el cual se ponía fin a esos siete días de huelga. Esta decisión, tomada unilateralmente y al margen de los intereses de los trabajadores, será el detonante que hace estallar la tensión provocando el definitivo rechazo de los obreros más combativos hacia el sindicato amarillo. “Durante aquella huelga”, nos cuenta Caracoles, “el sindicato CCOO no se movilizó lo más mínimo, teniendo que ser los propios trabajadores quienes, completamente desinformados y no preparados para afrontar una huelga de aquella magnitud, tuvimos que hacerlo todo”. “Incluso nos avisaron de que, de seguir así, habría despidos y que ellos los respaldarían”.
Es en este momento cuando se constituye la sección sindical de CNT en la empresa. Los trabajadores deciden seguir adelante con la lucha, recuperar su autonomía y empezar a tomar sus propias decisiones. Aproximadamente un tercio de la plantilla de un total de cincuenta trabajadores se afilia al sindicato CNT, otro tercio continúa afiliado a CCOO y el resto se mantiene al margen del conflicto. “La represión desde ese momento ha sido brutal”, dice Caracoles, “ha habido sanciones, despidos…”. La lucha se recrudece en todos los sentidos y la conciencia de clase, tan necesaria en momentos como éste, cobra nuevo valor para unos trabajadores que empiezan a ver la realidad desde una perspectiva diferente: su enemigo directo no es sólo la empresa o el ayuntamiento corrupto que la apoya, sino también todo un sistema que pretende anularlos y silenciarlos al coste que sea. “Estamos luchando contra todo un sistema al que es muy difícil combatir”, reflexiona el compañero Caracoles, “un sistema que te envuelve con su ley y que te machaca pero ante el que debemos ser dignos y luchar hasta el final por nuestros principios y nuestros ideales”.
Llegados a este punto, las medidas represivas por parte de la empresa no se hacen esperar. Se trata del juego de siempre: la autoridad sobre los más débiles tiene que demostrar su poder a pesar de no contar con ninguna legitimidad moral. En Octubre de 2008 serán despedidos dos compañeros de la sección sindical: Carmelo Pamies Rocamora y Pedro Antonio García Espín. En Enero de 2009 se sanciona a otros dos compañeros con treinta y quince días, respectivamente, de suspensión de empleo y sueldo. Y poco después será injustamente despedido el compañero José Antonio, quien decide iniciar una huelga de hambre que mantiene durante veinticuatro días, hasta sufrir un desvanecimiento y ser advertido por los médicos de que su salud empezaba a correr un grave peligro.
El acoso y la persecución a los trabajadores por parte de la empresa, con la complicidad del ayuntamiento y su alcalde, el socialista (o más bien socialisto, ya que de socialista sólo tiene el nombre) Ignacio Ramos, “quien está detrás de todo esto actuando como un cacique de principios del siglo pasado”, puntualiza Caracoles, pronto va a hacer mella entre los trabajadores. El miedo ante nuevas represalias está presente y todos comienzan a sentirlo en una u otra medida. Aún así, los trabajadores responden ante estas amenazas con diferentes acciones que dejan bien claro que no van a rendirse fácilmente. El 18 de Octubre de 2008 se convocó una manifestación por las calles del Pilar que consigue reunir a más de trescientas personas venidas de las localidades más diversas: Alicante, Elche, Torrevieja, Valencia, Sevilla, Adra, Almería, Córdoba, Fernán Núñez, Cantabria… además de los compañeros de la regional murciana. El 25 de Abril se convoca una segunda manifestación ante la que se desplegó un importante dispositivo policial. Los manifestantes fueron fotografiados y filmados por miembros de la policía, así como también, algunos de ellos, fueron identificados en un claro gesto intimidatorio y represivo. Se inicia una recogida de firmas y se suceden los piquetes informativos a las puertas de varias delegaciones de la empresa STV-Gestión, llegando incluso a Valladolid o Logroño. Ante estas muestras de tremenda solidaridad, los compañeros de la sección sindical de CNT no tienen palabras para mostrar su agradecimiento y su emoción: “Somos conscientes de que quienes componemos este sindicato somos exclusivamente trabajadores que dedicamos nuestras horas libres a echar una mano, de manera que todo gesto se agradece, que gente que no conoces se implique y haga este tipo de cosas es algo que te conmueve” y “lo único que nos da pena es no haber estado antes en este sindicato”. “No podemos pedir más, estamos encantados y maravillados con esta actitud”.
Ante la experiencia vivida durante lo que va de conflicto, los compañeros de la sección sindical consideran que el anarcosindicalismo no sólo es un modelo válido para luchar en los tiempos que corren sino también, y lo que es mucho más importante, el único modelo realmente efectivo y sincero para que los trabajadores se defiendan ante las injusticias del capital. “Hay que luchar por los derechos de los trabajadores sin intermediarios, simplemente como trabajadores organizados”, apunta Caracoles. “Luchar de esta manera es como una droga que te engancha y que cada vez te gusta más, algo auténtico ya que te realiza como persona, y simplemente por eso merece la pena luchar por ti mismo y por tus compañeros. Es la decisión que hemos tomado y no hay más: nuestro pequeño granito de arena que ponemos en la historia”.
Más información sobre la actualidad del conflicto con STV-Gestión en:http://www.laconfederacion.es/
Movilizaciones contra la empresa STV-Gestión:
-Martes en Torrevieja, de 11 a 13 horas.
-Miércoles en Torre Pacheco, de 11 a 13 horas.
-Jueves en Santomera, de 11 a 13 horas.
-Viernes en Pilar de la Horadada, de 11 a 13 horas.
Todas las concentraciones tendrán lugar en la puerta del ayuntamiento de estas localidades.

2 comentarios:

  1. Es una vergüenza lo de esta gente.

    Un saludo, genial blog.

    ResponderEliminar
  2. es vergonzoso un apoyo desde coruña

    ResponderEliminar

¿Qué es Individualidades Anarquistas?

El Grupo de Individualidades Anarquistas de Cartagena está formado por una serie de personas unidas por las ideas anarquistas. Cada una de nosotras es vista por las demás como un individuo autónomo, independiente y capaz de alcanzar sus propias conclusiones para actuar en consecuencia, de manera que el grupo tan sólo es el caudal natural en el que confluyen los pensamientos y las acciones de quienes lo componen.
La coordinación y organización del grupo dependen de la afinidad existente entre las individualidades anarquistas agrupadas. Todas aquellas iniciativas, propuestas, acciones e ideas que surgen a partir de dicha afinidad están, en la medida que sea, incluidas en ella. Esta afinidad queda enmarcada dentro de la lucha obrera revolucionaria, antiautoritaria y anticapitalista, siendo la diversidad interior de cada uno de los individuos revolucionarios la encargada de generar los múltiples matices que continuamente enriquecen los planteamientos políticos del grupo.
Las Individualidades Anarquistas que hemos decidido agruparnos en Cartagena consideramos que nuestra iniciativa es, simplemente, una tendencia natural hacia la auto-organización solidaria de la clase obrera. Nuestros objetivos más inmediatos pasan por la construcción de una red libertaria desde la que extender nuestras iniciativas y proyectos a una red mucho más amplia, estableciendo nuevas relaciones en las puedan germinar nuestras aspiraciones revolucionarias. En cuanto a nuestro objetivo final, éste no es otro que contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a la construcción de la Anarquía que hará posible la Revolución social.

Grupo de Individualidades Anarquistas-Cartagena
individualidades_anarquistas@hotmail.com

RESISTENCIA SIN DROGAS

RESISTENCIA SIN DROGAS
El Estado te quiere drogado e ignorante para poder manipularte fácilmente.